Los fabricantes japoneses reducen su producción (menos Mitsubishi)