Los fabricantes piden a Europa más claridad sobre el uso de químicos