El beneficio global de los fabricantes de automóviles superó los 134.000 millones en 2021