Exigente y muy tecnológico, así es el nuevo cliente de coches. El factor 3.0