Europa recupera el pulso productivo, pero sus ventas de coches siguen cediendo