Europa apuesta por prohibir los coches de combustión e híbridos en 2035