domingo 23, junio, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

¿Está frenando (ahora sí) China?

Share & Fleet

En este texto...

Autor

Las dudas sobre el país alimentan un posible parón en su actividad.

Nos ha malacostumbrado a ser la tabla de salvación de cualquier sector. ¿Que el negocio en casa va mal? Probemos a vender en China, un ‘mercado potencial de ventas’. Son mil millones de habitantes: ya nos irá bien aunque sean pocos los que compren. China, El Dorado económico del siglo XXI, la segunda potencia mundial, “el gigante que despierta”, el mayor mercado del automóvil en todo el mundo, empieza a preocupar.

Y eso, aunque se quede solo en nerviosismo, ya es demasiado tratándose de éste país. Los índices bursátiles de referencia en China acumulan ya varios meses de continuo descalabro.

Desde mediados de junio, la Bolsa de Shanghai se ha dejado un 30% de su valor, con alguna sesión que ha hecho temblar algún que otro parqué internacional. El 27 de julio, ese mismo índice se dejaba un 8,4% en solo una jornada, el mayor batacazo de los últimos ocho años. Más de 1.600 empresas que cotizan tanto en Shanghai como en el otro índice de referencia, el de Shenzhen, perdieron un mínimo de un 10% de su valor en un solo día.

Los especuladores tuvieron su incidencia en el descalabro. Pero algo pasa con China.

De medicina, fútbol, y también de economía, todo el mundo opina, pero la mayoría de analistas coinciden en, al menos, un par de causas que explican lo que allí ocurre.

Por un lado, una triple burbuja: inmobiliaria, de crédito (¿les suena?), y de renta variable. En 2013, la agencia de calificación Fitch alertaba de que la burbuja crediticia que se estaba hinchando en China no tenía precedentes en la historia. 

También puedes leer...
La división de Automoción de Volkswagen duplicó sus ganancias en 2021

¿Está frenando (ahora sí) China?

 

Crédito sin control para la compra, por ejemplo, de automóviles: si en 2006 se vendían unos siete millones de automóviles, en 2014 fueron 24 millones.

Préstamos controlados por una sistema financiero señalado por su opacidad, y por la posibilidad de estar soportado de manera artificial, motivo principal que ahuyenta a los inversores. China posee la mayor reserva de divisas extranjeras del mundo, ha superado a EE UU como primer importador de petróleo, es el número uno del comercio mundial y tiene intereses multimillonarios en Europa, Latinoamérica o África. Si China estornuda, medio mundo agarra un gripazo. La otra causa de las dudas del mercado pasan por la propia evolución de la economía del país. Los datos macro invitan a especular con que el sistema productivo chino quizá no dé más de sí. En 2014, el PIB del país creció un 7,4%, el nivel más bajo en 24 años. Y en el primer semestre lo hace en un 7%.

Además, el último dato de actividad manufacturera caía en julio a los 47,8 puntos, el nivel más bajo de los últimos dos años, y debajo de los 50 puntos, lo que indica que está en proceso de contracción. En definitiva, esto significa que las fábricas tienen menos trabajo. Y eso quiere decir que la demanda interna y externa, caen. Y ahí es donde entran los coches.

Marcha atrás

China es, con diferencia, el primer país productor de automóviles, con cerca de 24 millones de unidades al año, y también donde más se venden, con una cifra muy aproximada.

También puedes leer...
La industria española del motor mira con cautela las políticas de Trump, pero sin temor

Ambas magnitudes cerraron el año pasado con crecimientos anuales del 7,3% y del 6,9%, respectivamente. En el primer semestre de 2015, los porcentajes se mantienen en positivo. Pero la música empieza a sonar de otra manera. Según la asociación de fabricantes del país (CAAM, por sus siglas en inglés), en junio producción y ventas de turismos cayeron un 0,2% y un 2,3% en comparación con el mismo mes del año anterior, lo que supone la primera caída interanual en los últimos dos años. Y la entidad avisa: el stock se acumula. Por ello, los concesionarios han agudizado su política de descuentos.

La consultora J.D. Power ya alertaba hace unos meses de que la mitad de los concesionarios chinos perdieron dinero en 2014, situación que posteriormente compensan los fabricantes a modo de subvención.

Audi, por ejemplo, aprobó hace dos meses inyectar 200 millones de dólares en su red de ventas.

Y en este 2015, según la firma de inversión Bernstein, los descuentos se sitúan en un 15%, mientras que las fábricas han bajado su capacidad de producción al 94%.

La situación, aunque sin dar la señal de alarma, comienza a ser tenida en cuenta con seriedad por los propios fabricantes.

CAAM ha señalado que, de seguir la volatilidad en las bolsas, el mercado del automóvil chino se encaminaría a su primera caída anual en los últimos 17 años, previsión a la que se ha apuntado Ford.

También puedes leer...
Volkswagen pierde el liderato europeo por segunda vez en el siglo

La propia Audi, que tiene en China su principal mercado, y que representa el 30% de todo su negocio, ya descarta alcanzar el objetivo de las 600.000 unidades vendidas que indicó en el salón de Shanghai, hace apenas cinco meses. Y casualidad o no, ha destituido a su primer ejecutivo en el país, Dietmar Voggenreiter, en el cargo desde 2007.

PSA también retrocede en sus previsiones. Y el conjunto del grupo Volkswagen, con una cuota de mercado del 15% en China, veía caer sus ventas mundiales en el primer semestre en un 0,5%, con este mercado como principal losa, y también ha replanteado su objetivo de ventas para el año 2015.

 

China
Independientemente del exponencial ritmo de venta de coches en China, las motocicletas con motor eléctrico — e-bikes— y las bicicletas son el medio de transporte más utilizado en el país. FOTOGRAFÍA: TONYV21

 

Meanwhile in America…

Al otro lado del charco, la segunda mitad del año comienza con unas robustas cifras de ventas. Las matriculaciones aumentaron en julio un 5,3% en EE UU, gracias al tirón que los trucks tienen en el país, un porcentaje superior al que preveían los analistas, lo que permite al mercado estimar unas ventas para este año de 17,5 millones.

En Europa, el patito feo durante años, se acumulan 22 meses consecutivos de crecimientos de ventas. En junio, un 14,6%, y en lo que va de año, un 8,2%, superando los siete millones en el primer semestre, con los principales mercados, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, y España, creciendo, en especial estos dos últimos.

De cómo se desarrolle lo que queda de año en China, dependerá mucho del futuro a medio plazo del sector del automóvil mundial.

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información


      ID.7 Tourer, aún más espacio en clave eléctrica

      Lo más visto