Un tercio de los españoles paralizaría la compra de un coche por los combustibles