Este hombre sabe cómo exprimir el potencial surfero de España

surf
FOTOGRAFÍA: Edu Bartolomé / WSL

España es un país con un enorme potencial surfero y Antón Sáez, que organiza la World Surf League, está decidido a promoverlo al máximo.

Corría el año 1963, los Beach Boys entraban en el top 5 con su sencillo Surfin’ USA y el santanderino Jesús Fiochi cabalgaba las primeras olas en El Sardinero. El surf había llegado a España. Con el paso de las olas, este deporte evolucionaba en nuestro país, pero siempre con tintes muy locales y visto más como un hobby o un estilo de vida, que como una profesión o una actividad de competición.

Hace un par de años el coruñés Antón Sáez, conocido por dirigir varios negocios en la zona de la Marina, vislumbó la posibilidad de impulsar la World Surf League (WSL) en España, incluyendo nuestras playas en el circuito de un evento mundial en el que grandes surfistas de todo el mundo cabalgan las mejores olas del planeta.

Al ser de Coruña, conoce bien el deporte y lo practica desde pequeño “A los 12-13 años hacía bodysurf con los amigos. Pero fue en unas practicas de hostelería en Bali cuando comencé a hacer surf”, explica Sáez. Hace unos años empezó a colaborar con los organizadores del Pantín Classic de surf (una prueba que ha cumplido tres décadas este año), organizando los bares asociados al evento.

Así conoció a Rob Gunning, tour mánager de Europa de la WSL, quien le propuso hacer un plan que incluyera a España en el circuito. Dicho y hecho: la empresa Marchando Events, creada para asumir los eventos de la WSL, empezó a funcionar en febrero del 2016.

“La temporada pasada fue una toma de contacto. Quitando el Pantín Classic, que es un evento muy arraigado y profesional, el resto de competiciones estaban organizadas por federaciones o pequeños clubes, de forma independiente”.

“Hemos planificado el evento de la WSL con los organizadores locales; así ellos pueden seguir haciendo lo que hacían, pero beneficiándose de pertenecer a una estructura más grande, que les ofrece visibilidad todo el año en redes sociales, notas de prensa, etcétera. Y la centralización también abre las puertas a patrocinadores”, subraya.

Una imagen que mola

Es habitual que tablas de surf y surfistas se cuelen en anuncios de coches, de bebidas, de ropa… A muchas empresas les gusta vincularse con la imagen limpia y relajada del surf, algo que tiene sentido, especialmente, para la industria del automóvil.

“El surfista es un nómada, se desplaza continuamente en busca de las mejores olas y necesita un coche para poder hacerlo y llevar la tabla. Esta es la razón de que algunas marcas patrocinen la WSL y a surfistas de todo el mundo. No hay un surfista sin coche”, comenta el entrevistado.

En lo que se refiere a volumen de negocio asociado a este deporte, en nuestro país hay aún mucho camino por recorrer. Pese a que en España tenemos casi 8.000 km de costa, el potencial económico del surf no está nada explotado. Nuestros vecinos portugueses sí han sabido sacar un buen rendimiento a sus olas.

Según el estudio del impacto socioeconómico generado por la celebración del Moche Rip Curl Pro Portugal 2015, etapa del World Tour de la WSL, la prueba celebrada en Peniche en octubre de ese año generó un lucro en la economía superior a los 10 millones de euros. No está nada mal.

Ganando ‘money’

“El surf bien organizado puede mover mucho dinero” —afirma Sáez—.

“Las competiciones duran cinco o seis días, y los surfistas pueden estar convocados desde primera hora de la mañana hasta última de la tarde, dependiendo de las condiciones de las olas y las horas que haya de competición. Y es imposible estar viendo las pruebas durante tanto tiempo. Por eso hay muchas actividades alrededor de las competiciones, que son atractivas para personas a las que les gusta el surf y a las que no. Clases de surf para gente que se está iniciando, de yoga, conciertos, pasarela de moda, tiendas, bares…” apunta.

Otro objetivo de la WSL es que las empresas apoyen a los que practican este deporte, según el promotor.

“Es importante que los surfistas, sobre todo los jóvenes, sepan que se pueden puede dedicar a esto, que pueden vivir de ello. Para conseguirlo es clave que las competiciones suban de categoría y que los premios sean cada vez mayores. Este año, la WSL repartirá más de 250.000 dólares”.

La WSL esta preparada para desplegar lo mejor del surf internacional en nuestro país en cinco de los lugares surferos más míticos del panorama nacional: Zarautz, Sopela, Pantín, San Juan (Lanzarote) y Getxo. El calendario también incluye el ‘Barcelona Surfing Weekend’ que se celebra este año en La Barceloneta. Esperamos que los vientos sean propicios.