España se suma al grupo de países que tiran de las flotas en Europa