España, en la recta final para acoger dos fábricas de baterías eléctricas