Erich Sixt cede a sus hijos el testigo de un gigante de 3.000 millones