¿Equivocarme yo? Antes muert@ que con baja autoestima

¡Qué mal llevamos la gestión del error! Uf…nos trae por la calle de la amargura. Y es que equivocarnos es bajar a lo más profundo del pozo. No lo soportamos