Las empresas marcan el ritmo en julio: compraron un 21% más de coches