La creación de empleo mantiene su vigor a pesar de la crisis en Cataluña