Elogio del lobby

Será porque yo no soy nada pesimista, ni me gusta lamentarme del desastre español, que valoro algunas consecuencias positivas de la larga crisis en la que vivimos