Elogio del kiosquero

El día que se derribe el último kiosco estaremos huérfanos, no saldremos de casa