El cliente privado pasa de los eléctricos, se disparan sus ventas en renting y empresas