Éste que ven aquí es el último disyóquei (uno de los últimos ‘grandes’ que quedan, desde luego)

La noche comienza a gorgotear por los subsuelos de Malasaña, uno de los pocos barrios de Madrid en los que aún se puede encontrar algún garito en el que la música no huela a Youtube