El sector de componentes europeo facturó 160.000 millones en el primer semestre, un 1% menos