La automoción comparte los objetivos de reducción de emisiones pero aboga por un ‘timing’ diferente