El precio de los eléctricos usados se dispara un 30% y llega a 34.000 euros