La filial española de BMW ha puesto precio al nuevo híbrido enchufable de la marca, el 530e iPerformance, sexto integrante de la famila iPerformance integrada por las versiones plug-in de la Serie2, Serie 3, Serie 7 y X5.

El BMW 530e iPerformance, del que ya se pueden hacer pedidos en la red española de la marca bávara, tiene un precio desde 60.500 euros

Este nuevo BMW Serie 5 530e iPerformance, con un consumo oficial de 1,9 litros cada cien kilómetros, lo que supone una emisión combinada de CO2 de 44 gramos por kilómetro, es capaz de una autonomía eléctrica de hasta 50 kilómetros.

Esta capacidad le da acceso a las ventajas locales para los vehículos eléctricos, tales como el parking gratuito en zonas de estacionamiento regulado, la circulación por el carril Bus VAO (vehículos de alta ocupación) o acceder a zonas restringidas en ciudades como Madrid.

El nuevo BMW 530e iPerformance dispone de los modos de conducción tradicionales proporcionados por el Driving Experience Control, pero además dispone de modos de conducción específicos propios de los coches híbridos de la marca.

 

Así pues, con el botón BMW eDrive específico del modelo se accede a tres modos de conducción adicionales: AUTO eDRIVE, MAX eDRIVE y BATTERY CONTROL.

Con AUTO eDRIVE, que se activa por defecto cada vez que se pone en marcha el vehículo, se consigue una combinación óptima del motor de combustión y eléctrico y se puede circular con el propulsor más eficiente a una velocidad máxima de hasta 90 km/h.

Con MAX eDRIVE se circula en modo puramente eléctrico y se puede llegar a alcanzar una velocidad máxima de 140 km/h. Sin embargo, en situaciones excepcionales, con máxima carga sobre el pedal del acelerador (kick-down), el motor de combustión asiste al eléctrico para una entrega de potencia puntual en situaciones requeridas por el conductor.

Con BATTERY CONTROL, el conductor tiene la posibilidad de ajustar manualmente el nivel de carga de la batería de alto voltaje que quiere reservar para una conducción puramente eléctrica (entre el 30% y el 100%).

El BMW 530e iPerformance, gracias a un control de batería inteligente, mantiene constante el nivel de carga en el nivel seleccionado o lo eleva al valor anteriormente ajustado, en el cual el motor eléctrico funciona como generador.

De esta forma en el modo BATTERY CONTROL es posible, por ejemplo, en conducción en autopista, conservar la reserva de energía o aumentarse incluso, para luego utilizar la energía para una conducción sin emisiones en la ciudad.

El BMW 530e iPerfromance conserva el ‘placer de conducir’ característico de la marca, aportando valor añadido gracias a la tecnología híbrida enchufable.

La tracción es siempre trasera y el vehículo está impulsado por un motor de combustión de 2.0 litros BMW TwinPower Turbo que desarrolla 184 CV entre 5.000 y 6.500 rpm y un par máximo de 290 Nm entre 1.350 rpm y 4.250 rpm, al que se le une un motor eléctrico con una potencia máxima de 95 CV y un par máximo de 250 Nm.

Gracias a la unión de ambas mecánicas sobre el mismo eje, se desarrolla una potencia máxima de 252 CV y un par máximo de 420 Nm con los que se consigue una aceleración de 0-100 km/h en 6,2 segundos y una velocidad máxima de 235 km/h.

La transmisión es Steptronic de 8 velocidades. Gracias a la disposición del motor eléctrico delante de la caja de cambios, también en accionamiento puramente eléctrico, se utiliza la relación de la transmisión. De esta forma puede evitarse el uso de convertidor de par, lo que compensa favorablemente el exceso de peso de la unidad de accionamiento adicional.

El acumulador de energía de alto voltaje de baterías de ion de litio con una capacidad total de 9,2 kWh ha sido colocado ahorrando espacio debajo del asiento trasero y posee una eficiente refrigeración con circuito de baja temperatura altamente integrado.

Con esta disposición, el BMW 530e iPerformance posee un volumen de maletero de 410 litros, algo más reducido que una versión convencional, así como una base plana del maletero.

 

Mientras que el BMW 530e iPerformance está estacionado se puede cargar por completo el acumulador de energía con un enchufe convencional en menos de cinco horas o en una BMW i Wallbox (3,7 kW de capacidad de recarga) en menos de tres horas.

En estética, hay ligeras diferenciaciones del modelo BMW iPerformance sobre el resto de la gama. Por ejemplo, en las varillas de los riñones se identifica el color azul, emblema ‘eDRIVE’ en el pilar C, la nomenclatura específica en el anagrama trasero ‘530e’ o el tapón adicional para la toma de corriente.

En el interior, los modos de conducción adicionales a través del pulsador específico ‘eDrive’, las molduras de entrada o ciertas indicaciones en el cuadro de instrumentos son algunas de las identificaciones específicas del modelo.

 

 

Compartir
Artículo anteriorEMSOR confía en Iberofleeting para la gestión de su flota
Artículo siguienteLlollo Mobility presenta Bipi, una App de rent a car
Fernando Álvarez

Fernando Álvarez ha sido Jefe de la Sección de Motor de la Agencia de Noticias EFE durante más de 25 años. Gran experto en todo lo que tenga relación con las cuatro ruedas, es un apasionado de las nuevas formas de movilidad sostenible y tiene su propio blog (www.ecocarblog.com). En Fleet People nos muestra cuáles son las últimas novedades y tendencias de producto de las principales marcas de automóviles.