El Ministerio de Economía alemán rechaza prohibir los motores de combustión