martes 5, marzo, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

El mercado de flotas enciende motores: 2022 será el punto de inflexión

Share & Fleet

En este texto...

Autor

Redacción
Redacción
La redacción de Fleet People trabaja para ofrecer a los lectores una información de calidad y actualizada sobre el sector de las flotas y el renting. El equipo está comprometido con la excelencia periodística, y se esfuerza por ofrecer un contenido útil y atractivo para los lectores, ser un referente informativo para los profesionales del sector y contribuir al desarrollo del mismo. La redacción de Fleet People está liderada por Juan Arús, director de la revista y del medio digital. Arús es un periodista con 25 años de experiencia en el sector de la automoción.

Durante el ejercicio más duro de la pandemia, en 2020, el mercado automovilístico de flotas sufrió un duro varapalo, del mismo modo que lo experimentó el conjunto de la automoción comercial europea.

 

Sus volúmenes comerciales se redujeron de tal modo que retornaron a la medida de ventas de 2011, cuando se comercializaron en el viejo continente 6,6 millones de automóviles de empresa.

 

Ese duro golpe se veía con más fuerza al echar la vista ligeramente atrás, a finales de 2019, con un mercado en clave de récord que concluía ya el año con una cifra de nueve millones de vehículos corporativos vendidos, con un crecimiento cercano al 40%. Un boom en toda regla.

 

La caída de 2020 respecto de 2019 fue, literalmente, del 60%.

 

Pero todo tiene sus puntos de vista y sus aristas. Por ejemplo, y aunque las ventas de empresa se hundieron, la cuota de mercado absoluta de las flotas respecto del mercado europeo de automoción tan solo disminuyó en dos puntos, desde el 58% al 56%.

 

Un dato que hubo que tener bastante en cuenta, unido a otro bastante importante en términos relativos. Las matriculaciones societarias caían un 60% en 2020, pero ese descenso fue mucho menor si se extraían de la ecuación total las entregas en los principales países vendedores de coches de flotas del continente.

 

 

El mercado de flotas enciende motores: 2022 será el punto de inflexión

 

 

Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Bélgica, Suiza y Holanda consiguieron aguantar el tipo con bastante solvencia y situaron sus ventas de vehículos de empresa, de renting y de leasing, en 2,76 millones de unidades en 2020, con un retroceso del 19,3%, de acuerdo con los datos exclusivos que les mostramos en este reportaje, facilitados por la consultora MSI a Fleet People y que no se habían publicado hasta la fecha.

 

Las cifras que les mostramos en las informaciones gráficas añadidas muestran cómo evolucionará el mercado de empresas a lo largo de este año en Europa y, en concreto, en España, a través de sus diferentes tipologías y tecnologías. Nunca antes se habían mostrado al lector de flotas con tanta especificidad ni con la muestra de los ocho principales países del continente.

 

Y la conclusión principal de las previsiones de mercado no puede ser otra que positiva.

 

Se estima que las ventas de turismos y todoterrenos en el canal de flotas alcanzará los 3,14 millones de unidades este ejercicio para el ‘Big 8’ en Europa, lo que supondrá un crecimiento del 8,7% en comparación con los 2,89 millones de unidades que se matricularon en 2021.

 

El registro supone el primer paso real hacia una cifra cercana a 2019, año en el que estos ocho países lograron matricular 3,42 millones de automóviles de empresas, más el renting y el leasing, que añade volúmenes significativos en países como Italia y la propia España.

 

 

El mercado de flotas enciende motores: 2022 será el punto de inflexión

 

 

Liderando las alzas en los datos de 2022 se colocará Reino Unido, tradicionalmente un refugio natural para el mercado de empresas que ha visto cómo la combinación del Brexit y la pandemia deshicieron por completo su mercado corporativo. Este año obtendrá algo más de 125.000 unidades de ganancia respecto de 2021, un registro muy interesante que pone este mercado, de nuevo, en línea con el gigante de las flotas del euroentorno, Alemania.

 

En el caso del gigante teutón, su deriva en los últimos años y tras Covid-19 ha sido titubeante, con momentos coyunturales de euforia en las ventas y otros meses de franco descenso, normalmente coincidiendo con noticias económicas malas.

 

La realidad, hoy, es que Alemania vuelve a coger el timón continental para lograr acercarse al casi millón de automóviles de empresa que vendió en 2019 —entre turismos y SUV—, un dato que aún quedará lejos de alcanzar en 2022, ejercicio que culminará con 850.000 unidades matriculadas, de acuerdo con las estimaciones de MSI obtenidas por Fleet People.

 

El resto de potencias de la región europea han mantenido unos crecimientos más sostenidos durante el periodo pandémico y pospandémico.

 

Se hundieron en términos comerciales, pero se han ido recuperando de modo gradual, sin grandes cifras, pero con un ritmo creciente y sin detenerse.

 

 

El mercado de flotas enciende motores: 2022 será el punto de inflexión

 

 

En este momento, Francia está cerca ya del objetivo de 2019, concretamente a 33.000 unidades si se cumplen los pronósticos de 2022, en tanto que Italia se encuentra a tan solo 10.000 unidades y nuestra España, a tiro de 18.000 unidades en lo referido a coches de empresa y —ojo a la buena noticia— sobrepasando el fantástico dato de 2019, que cerró con 170.000 unidades y un nuevo récord, por 6.000 turismos y todoterrenos.

 

 

España: El renting de 2022, al detalle

 

Permítannos que nos centremos un poco en España, país en el que se esperan unas matriculaciones en Real Fleet (compras de empresas más renting de empresas, el verdadero nutriente del sector de las flotas) para el mercado de turismos y SUV en el entorno de 260.000 unidades de cara a este ejercicio, lo que supondría estar ya en línea con el mejor año de la historia en flotas de nuestro país, 2019, que concluyó con 271.000 turismos y SUV vendidos a través de este canal, a lo que hay que sumar otras 92.000 unidades de derivados comerciales e industriales (363.000 vehículos en total en Real Fleet, el récord vigente actualmente en España en base anual).

 

Con los datos mensuales actuales, que además han reportado descensos en el renting en el último periodo, hay que decir que se prevé un crecimiento gradual en las matriculaciones de este segmento y de un modo neto a partir del próximo mes de septiembre.

 

Tendríamos un primer semestre con un volumen de 79.000 unidades en renting y un segundo semestre de este año con unas previsiones que apuntan a casi cien mil unidades, 97.000, lo que da pie a pensar en una clara mejoría del mercado aun contando con las incertidumbres exteriores conocidas, como la invasión de Ucrania que tanto está afectando a la automoción global.

 

En el caso de las adquisiciones de automóviles por parte de las empresas que trabajan en el país, hay que decir que el primer semestre cerrará, según los pronósticos de la consultora MSI obtenidos pro Fleet People, con unas 38.000 unidades matriculadas, una cifra inferior a las más de 45.000 previstas para la segunda parte del ejercicio actual, lo que de nuevo aporta “garantías” de que los meses venideros aproximan un mejor ‘statu quo’ del mercado comercial y de la economía.

 

 

El mercado de flotas enciende motores: 2022 será el punto de inflexión

 

 

Europa: La increíble evolución del diésel en flotas

 

Pero retomemos el foco hacia Europa y, en concreto, hacia el modelo tecnologías que se están vendiendo en el universo de flotas bajo un entorno de franco declive de ciertos tipos de propulsiones como consecuencia de las restricciones normativas en materia de emisiones de dióxido de carbono que se han venido regulando en el continente europeo en los últimos ejercicios.

 

Y tenemos un claro perdedor que, además, seguirá siéndolo en 2022: el diésel. En este análisis que compartimos con ustedes detallamos, eso sí, el mercado de turismos y SUV, lo que deja fuera a los vehículos comerciales, que tradicionalmente disponen de una mucha mayor presencia y cuota de tecnología diésel en el ámbito de las flotas corporativas.

 

En el ámbito de empresas y renting, los ocho principales países floteros de Europa no han hecho sino reducir su presencia diésel, y de una manera impresionante, en los últimos cuatro años. Si en 2019 se matricularon un total de 1,63 millones de automóviles de flotas movidos por gasóleo en estas localizaciones, la cifra quedará en apenas 900.000 unidades cuando haya concluido 2022, en función de las estimaciones de MSI.

 

Un recorte enorme en una tecnología que, hoy en día, todavía se adivina como muy necesaria en tipologías de empresas que necesitan efectuar muchos kilómetros al año y cuyo coste de eficiencia y rentabilidad en su movilidad no encuentra, todavía, un competidor para el diésel. Sobre todo en las áreas de vehículos comerciales que hemos señalado anteriormente.

 

Tampoco le va muchísimo mejor a la gasolina, un combustible del que se matricularon cerca de 1,5 millones de turismos y todoterrenos en el ‘Big 8’ en 2019 —recordemos que fue año récord—. Cuando cierre el ejercicio actual, este núcleo de países habrá acogido la venta de un poco más de un millón de unidades, con un retroceso superior al 30% en relación con las cifras de solo tres años antes.

 

Igualmente, muy significativo. Mucho.

 

 

El mercado de flotas enciende motores: 2022 será el punto de inflexión

 

 

Está claro cuáles han sido y serán las propulsiones que le han comido la tostada a los combustibles tradicionales en el ámbito de las flotas corporativas.

 

El ganador absoluto recae en la figura de las motorizaciones híbridas enchufables, que añaden al motor de combustión un buen puñado de kilómetros en modo completamente eléctrico.

 

Aparte de su contenido medioambiental, este tipo de tecnología goza del beneplácito de las autoridades de todos los países europeos, lo que se traduce en ventajas fiscales, mejores condiciones de compra y facilidades de acceso a los centros de las ciudades y al aparcamiento. Un caramelo demasiado goloso como para esquivarlo, por supuesto también en el ámbito de las empresas y el renting.

 

En 2019, apenas se habían comercializado en los `países de referencia de este reportaje un volumen de 66.000 automóviles híbridos enchufables, una cifra casi irrisoria que hoy se ha convertido en totalmente respetable. El año 2022 terminará, según las previsiones actuales, con 542.000 turismos y SUV canalizados como coches de empresa, en leasing y renting en el ‘Big 8’.

 

Será este un ejercicio de absoluta consolidación para el mercado de híbridos enchufables, puesto que este medio millón largo de unidades supondrá un crecimiento de casi el 40% respecto de las 399.000 unidades vendidas el año pasado.

 

Los híbridos normales también crecerán este año, pero hay que decir que la tónica general en esta tecnología es de decrecimiento en todos los canales. Si en 2019 se vendieron 128.000 unidades en el ‘Big 8’, este ejercicio serán 189.000, unas 27.000 más que en 2021. Crecimientos, sí, pero con otra tendencia.

 

Como la que expresa, en sentido contrario y en línea también con los híbridos enchufables, la matriculación de eléctricos puros en flotas, que en 2022 se situará en 416.000 unidades en el mercado corporativo del ‘Big 8’, un dato que dispara los resultados prepandémicos (123.000) y que también pulveriza el registro de 318.000 unidades del año pasado.

 

 

 

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información

      Kia EV9, el nuevo 'must' ecológico para el CEO concienciado

      Lo más visto