El leasing gana adeptos al otro lado del Atlántico