jueves 16, mayo, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

El gran dilema de los valores residuales en el vehículo eléctrico

Share & Fleet

En este texto...

Autor

 

Puedes leer el artículo original en inglés aquí

 

En los últimos años, las empresas de renting han podido ahorrar bien, en parte gracias a los fenomenales beneficios contables que les han proporcionado los vencimientos de las finalizaciones de contrato de sus vehículos de flota.

¡Ahora habrá que hacer añicos esa hucha!

Desde 1990 se han producido algunas crisis importantes en los valores residuales de los que podemos aprender lecciones. Los valores residuales cayeron bruscamente a principios de la década de 1990, lo mismo ocurrió tras el 11-S, y la crisis financiera llegó a provocar un auténtico pánico en 2008/2009.

Durante la fase inicial de Covid, aún no habíamos terminado de experimentar la última fuerte caída. Entre los distintos descensos, el valor residual medido como porcentaje del precio de los coches nuevos ha seguido aumentando y poco después de la crisis a menudo se veían incluso picos positivos. Ese último pico de más de dos años está desapareciendo rápidamente y nos enfrentamos a un fuerte descenso en los valores residuales de los vehículos eléctricos.

El gran dilema de los valores residuales en el vehículo eléctrico
Una furgoneta comercial 100% eléctrica de la empresa de paquetería GLS, en Madrid. FOTOGRAFÍA: ©FLEET PEOPLE

 

Si nos fijamos en los resultados de las empresas de renting, veremos que siempre han salido indemnes de estos periodos de crisis. Las amortizaciones oportunas y las prórrogas de los contratos han garantizado que no se registraran pérdidas.

Las oportunas amortizaciones y las prórrogas de los contratos garantizaron que no se registraran pérdidas. Pero la verdadera celebración vino después, porque gracias a las amortizaciones y a la rápida recuperación de los valores residuales, el resultado era extraordinariamente bueno al año siguiente.

También puedes leer...
Leasys tiene nuevo director general en España: el ex ALD Santiago Usatorre

¿Cuál es la explicación?

En tiempos de crisis económica, los valores residuales sufren un duro golpe, y de inmediato. Todo el mundo en la cadena de valor de los coches usados quiere deshacerse de sus existencias. Nadie compra, todo el mundo vende y los valores residuales entran en una especie de caída libre.

Las ventas de vehículos nuevos también se estancan, pero las nuevas entregas continuarán durante un tiempo gracias al remanente de los pedidos anteriores. Casi todos los coches nuevos que se venden dan lugar a un coche usado, ya sea por permuta o porque la empresa de renting recibe otro a cambio. En cuanto disminuye la afluencia de vehículos entregados a cuenta o al final del alquiler, los precios de los coches usados se recuperan rápidamente, a menudo incluso por encima de los niveles anteriores a la crisis.

Esto se debe a que la demanda de coches usados permanece relativamente intacta o incluso aumenta. La gente, simplemente, necesita coches y elige uno usado en lugar de uno nuevo.

El gran dilema de los valores residuales en el vehículo eléctrico
ILUSTRACIÓN: PATRICIA JADRAQUE ©FLEET PEOPLE

 

¿Por qué es diferente ahora que en el pasado? El declive de los vehículos eléctricos tiene otra causa y no puede explicarse por parámetros económicos. Los primeros vehículos eléctricos (Tesla Model S) tenían un precio tan prudente que Tesla se vio obligada a ofrecer un valor residual del 45% al cabo de tres años.

También puedes leer...
Mundimoto ficha al ex CEO de Swipcar como asesor para su negocio de renting

Pero todo el mundo sabe que, al final, esos coches fueron una delicia y se obtuvieron unos beneficios altísimos al final de sus contratos de arrendamiento. Sólo había unos pocos eléctricos en el mercado mientras surgía la demanda (estimulada o no por el Gobierno) en Europa.

Cuando el Tesla Model 3 llegó en 2019, las empresas de renting se agolparon unas encima de otras para utilizar estos coches. ¡Nadie quería perderse la fiesta! A su estela, los otros varios vehículos eléctricos disponibles (Audi E-tron, Jaguar I-pace, BMW i3, Nissan Leaf, etcétera) también recibieron valores residuales de oro.

Pero ahora estamos en 2024.

Los beneficios fiscales para los eléctricos desaparecen como la nieve bajo el sol, y no sólo en los Países Bajos [país de origen del autor del artículo], sino también en los países vecinos. Como consecuencia, el interés por los eléctricos parece estar disminuyendo. Según estudios recientes, en Alemania sólo el 16% de los compradores de coches nuevos se plantea comprar un vehículo eléctrico, y en  Países Bajos el entusiasmo también disminuye rápidamente.

Los factores económicos influyen, pero también la ansiedad por la autonomía y los inconvenientes de la recarga. Y la disminución del interés por lo nuevo siempre repercute en los valores residuales.

Si se tiene en cuenta que algunos de los primeros modelos de vehículos eléctricos tienen ocasionalmente (a modo de ejemplo) un problema de carga irresoluble, sabes a ciencia cierta que su valor residual estará bajo presión.

También puedes leer...
La financiera de General Motors incrementa sus ventas un 14%, con cerca de 4.000 millones
El gran dilema de los valores residuales en el vehículo eléctrico
Elon Musk es fundador y primer ejecutivo de Tesla Motors. FOTOGRAFÍA: SHUTTERSTOCK

 

Tesla está bajando los precios a martillazos

Pero lo más importante: en comparación con 2019, un Tesla Model 3 nuevo cuesta ahora 7.000 euros menos y recibes una subvención de 2.950 euros al comprarlo. El nuevo Model 3 también tiene baterías más grandes y se conduce de forma más eficiente. Además, el modelo actual está significativamente mejor acabado y producido.

Desde hace unos días, el Model Y está incluso disponible por unos 44.950 euros, ¡más de un 20% de rebaja en menos de un año!

Otros fabricantes y nuevos competidores también están bajando los precios. Así que ahora tenemos una verdadera crisis de valores residuales en los vehículos eléctricos, esta vez no causada por una crisis económica, sino simplemente por la vieja ley de la oferta y la demanda. Al mismo tiempo, los valores contables de estos vehículos son demasiado altos, ya que se basan en un porcentaje de precios de venta al público más altos y de un efecto positivo de la inflación.

Los vehículos eléctricos no han ejercido un papel relevante en la mayoría de los países en los últimos años. Pero muchas empresas holandesas de renting se encuentran ahora en una situación desesperada. Si fueran inteligentes, habrían dejado algo a un lado recientemente.


Norbert van den Eijnden es Ex CEO de Alphabet International y consultor independiente

 

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información


      ID.7 Tourer, aún más espacio en clave eléctrica

      Lo más visto