El calor elevado es un peligro añadido para viajar en carretera, según RACE