El beneficio de los productores de coches españoles se dispara hasta 1.011 millones, un 432% más