El 70% de usuarios de coche de empresa, abierto a cambiarlo por fórmulas de menos emisiones