El 65% del parque español de vehículos tiene más de una década de antigüedad y el 57% son diésel