El 50% de los suministradores de componentes españoles han elevado sus costes más de un 10%