EEUU y sus grandes marcas de coches: ¿Pero qué pasa con los tres grandes?

El siempre difícil camino de la rentabilidad. Los fabricantes mueven ficha en el tablero de la movilidad del siglo XXI