Editorial: El que no se mueve, no sale en la foto