El prototipo e-tron Sportback es la nueva propuesta de Audi en el desarrollo de su estrategia hacia la movilidad eléctrica, base para un modelo de producción que serán puesto en el mercado en el año 2019, tras el lanzamiento, en 2018, del Audi e-tron. 
 El ‘concept car” ha sido presentado en el Salón del Automóvil de Shanghái porque el de China es elmercado mundial líder para automóviles eléctricos, tanto en infraestructura como en apoyo financiero como a las ventas, según explicaciones de Dietmar Voggenreiter, miembro del Consejo de Dirección de Audi AG como responsable de Ventas y Marketing.
Se trata de un coupe de cuatro puertas equipado con una propulsión eléctrica que entrega una potencia de 320 kW (435 CV) y un diseño que combina elementos clásicos de Audi con detalles vanguardistas para la marca, sobre una arquitectura para la movilidad eléctrica adaptada a la tecnología y al tipo de propulsión basado en esta fuente de energía.

 Con una longitud exterior de 4,90 metros, una anchura de 1,98 metros y una altura de 1,53 metros, junto a una distancia entre ejes de 2,93 metros, el e-tron Sportback se ubica dentro del segmento  C, cerca del Audi A7.

En el diseño del prototipo se mantiene la parrilla Singleframe, que ha sido la característica distintiva de todos los Audi desde 2003, aunque su diseño reconoce que la función de una parrilla de radiador clásica se ha quedado obsoleta, ya que para el motor eléctrico del frontal no es necesario el aire que sí le hace falta al motor de combustión, por lo que la gran abertura del frontal del vehículo ya no es necesaria y desaparece.

El interior de este nuevo ‘concepot car’ es de color claro y ofrece una nueva perspectiva del diseño de la marca, con una combinación de funcionalidad y controles simplificados como principio formal. Unas amplias pantallas táctiles situadas por debajo de la pantalla central, tanto en la consola como en las puertas, proporcionan información y controlan los sistemas de a bordo.

Una de las grandes novedades del Audi e-tron Sportback es la tecnología de iluminación, que combina una evolución del sistema Matrix LED con proyectores láser, que están controladas digitalmente y producen un gran campo de iluminación. Los minúsculos proyectores Matrix digitales marcan literalmente el camino sobre la carretera, convirtiendo la luz en un canal de comunicación con los alrededores, según la marca.

El prototipo, que también utiliza proyectores láser, estrena ahora toda una serie de sofisticadas funciones, que llevan la visibilidad y la interacción con el entorno a una nueva dimensión.

El e-tron Sportback utiliza una configuración motriz que va a ser adoptada en los futuros modelos de producción en serie de Audi, con un motor eléctrico en el eje delantero y otros dos en el trasero, transformando a este coupé  en un coche con tracción quattro.

Los 320 kW (435 CV) de potencia, que pueden llegar a ser 370 kW (503 CV) en el modo ‘boost’, proporcionan una aceleración de 0 a 100 km/h que se realiza en sólo 4,5 segundos, con una velocidad máxima limitada a 210 km/h. La batería cuenta con una capacidad de 95 kW/h, y una autonomía que sobrepasa los 500 kilómetros en el ciclo homologado NEDC.

El principio de operación se basa en controlador que calcula continuamente la  interacción óptima entre los tres motores eléctricos para cada situación de conducción. Con cargas bajas, únicamente el motor delantero se encarga de propulsar el vehículo. Cuando el conductor acelera de forma deportiva en el programa S, los tres motores trabajan de forma conjunta.

Al igual que anteriormente en el e-tron quattro concept, la batería de iones de litio del prototipo se coloca entre los dos ejes, por debajo del habitáculo. La instalación en esta posición permite conseguir un centro de gravedad muy bajo y una distribución equilibrada  de pesos de 52:48 en los ejes delantero y trasero respectivamente.

La batería cuenta con refrigeración líquida y el sistema de carga combinada SCC con dos conectores permite recargar utilizando tanto corriente alterna (AC) como corriente continua (DC). Recargando con corriente continua y con el cargador de 150 kW de Audi, la batería puede almacenar energía para recorrer unos 400 kilómetros en sólo 30 minutos.

Como alternativa, es posible utilizar la recarga sin cables por inducción Audi Wireless Charging (AWC). Se realiza colocando una plataforma con una bobina integrada en el piso donde se va a estacionar el vehículo, y conectándola a la toma de corriente. El sistema de aparcamiento pilotado posiciona al Audi e-tron Sportback sobre esta plataforma de recarga por inducción con una precisión de un centímetro, y el proceso de recarga se inicia de forma automática.

 

Compartir
Artículo anteriorEpremasa renueva parte su flota de vehículos
Artículo siguienteEl espíritu juvenil de los ’60 y ’70 vuelve con Levi’s Orange Tab
Fernando Álvarez

Fernando Álvarez ha sido Jefe de la Sección de Motor de la Agencia de Noticias EFE durante más de 25 años. Gran experto en todo lo que tenga relación con las cuatro ruedas, es un apasionado de las nuevas formas de movilidad sostenible y tiene su propio blog (www.ecocarblog.com). En Fleet People nos muestra cuáles son las últimas novedades y tendencias de producto de las principales marcas de automóviles.