Historias de Nueva York: Un diminuto cabezón

En 1934, un avión procedente de Pittsburgh aterrizó en el aeropuerto de Newark, en el estado de Nueva Jersey y situado a unos 20 kilómetros al sur de la ciudad de Nueva York