El diésel será la opción preferida de los vehículos comerciales