El irresistible encanto de dar la hora (en clave vintage, por supuesto)