Cuando deseo a una máquina

Un Ryan Reynolds con cara de tristón (a melancólico no le gana nadie) llega a casa tras un largo día de trabajo para encontrarse con algo inaudito