El 60% de los conductores apuesta por comprar un coche diésel o gasolina