Los concesionarios facturan 43.000 millones en 2019, un 4% menos