Los concesionarios perdieron un 20% de su facturación por el coronavirus