Los concesionarios facturaron un 8,9% más en 2018

A pesar de este incremento, la rentabilidad descendió un 1,76%