El sector de componentes alcanzará 40.000 millones de ingresos en España