Los coches usados ‘ECO’ son más solicitados que los de combustión