El 60% de los coches usados son diésel: caen un 36%