Entre 18 y 34 años, ‘target’ idóneo para proponer el pago por uso al cliente