Los coches de emisiones cero son los únicos que pueden llevar etiqueta verde