Los coches de combustión elevan su precio un 35% en cinco años