El coche autónomo avanza, pero el factor humano sigue siendo clave

Fabricantes de automóviles y empresas tecnológicas avanzan, pero eliminar al conductor queda lejos